Libros recomendados

Los efectos de la reforma laboral en el sector público

Son muchos los opositores que se preguntan por los efectos que tendrá la reforma laboral de 2012 en su futuro puesto de trabajo.

En realidad esta reforma no afecta a los funcionarios. Si alguna vez conseguís una plaza de funcionario de carrera, no tenéis nada de que preocuparos.

Tampoco afecta a los funcionarios interinos, aunque en este caso debo recordaros que el marco laboral ya permite que las administraciones públicas puedan despedir a su personal interino.

El gran sector perjudicado por esta reforma laboral son los que están considerados como personal laboral.

Como debes saber, el personal laboral es un tipo de empleado público que, a diferencia de los funcionarios, se rige por los derechos administrativos y laborales que vienen marcados en el Estatuto del Trabajador.

En ambos casos  la selección se produce por oposición o concurso-oposición, aunque las condiciones laborales son diferentes. Por ejemplo, el personal laboral puede mejorar su sueldo mediante convenio colectivo y los funcionarios no.

Con la reforma laboral, ahora las administraciones públicas pueden despedir a su personal laboral mediante un Expediente de Regulación de Empleo (ERE).

Para llevarlo a cabo deberán justificar nueve meses continuados de pérdidas o, lo que es lo mismo, «insuficiencia presupuestaria sobrevenida», que es como viene indicado en el texto del decreto.

Con la mayoría de las administraciones públicas en crisis, la reforma abre la puerta para que puedan desprenderse de buena parte de su personal laboral. De hecho, en la Comunidad Valenciana ya se ha calculado que podrían despedirse 25.000 empleados públicos.

¿Y esto en qué te afecta a ti cómo opositor? Pues en que es probable que muchas de las plazas a las que puedas aspirar solamente sean de personal laboral.

Inicialmente el personal laboral se contrataba para realizar tareas de oficios, pero cada vez es más habitual encontrarlo, sobre todo en administraciones locales y autonómicas, en puestos tradicionalmente reservados para funcionarios.

Con la reforma laboral y la facilidad para despedir a este tipo de empleados públicos, lo más probable es que las administraciones abusen aún más del uso de esta figura, abriendo plazas de personal laboral donde antes sólo había funcionarios.

Auguro un futuro de impugnaciones de convocatorias de oposición debido a esta causa…